El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reconocido hoy que los Presupuestos del Estado previstos por el Ejecutivo para 2012 son "duros" y "dolorosos". Aunque ha asegurado que "son imprescindibles" para corregir los errores del pasado.
Rajoy ha centrado su intervención ante el Comité Ejecutivo Nacional del PP en defender los Presupuestos Generales para el año 2012 que presentó el pasado viernes su equipo económico.  "Hay cosas que no nos gustan ni a los propios miembros del Gobierno, pero es imprescindible y absolutamente necesario para poner las bases de la recuperación", ha insistido.

En su intervención, ha señalado que todas las reformas aprobadas desde enero buscan "corregir los errores e incumplimientos del pasado", especialmente reducir el déficit de 90.000 millones de euros que el conjunto de administraciones gastaron de más durante el año 2011. Asimismo, ha anunciado un plan contra el fraude fiscal, contra el fraude a la Seguridad Social y en el cobro de la prestación del desempleo.

En su opinión, estos Presupuestos son los que darán a Europa "una señal muy necesaria para nuestros socios y para aquellos que nos prestan".  "Es imprescindible y absolutamente necesario para poner las bases para la recuperación económica de nuestro país y la alternativa a esto es infinitamente peor", ha dicho ante el Comité Ejecutivo del partido.

Asimismo, Rajoy ha lanzado un mensaje a todos los miembros del PP con responsabilidad de Gobierno en comunidades autónomas y corporaciones locales. "Ahora no es momento de pabellones, ni de aeropuertos, ni de autopistas, es el momento de sentar las bases para la recuperación de la economía española y para que pronto empecemos a crecer y a crear empleo", ha enfatizado.

Ha instado asimismo a las CCAA y a los ayuntamientos a que contribuyan a "eliminar duplicidades", punto en el que les ha reclamado que concedan la "máxima importancia" a este "asunto capital".