El grupo automovilístico francés PSA Peugeot-Citroën experimentó una notable mejoría de su actividad durante el tercer trimestre del año, con un crecimiento de sus ventas mundiales, aunque en los nueve primeros meses de 2009 la cifra de negocio de la corporación acumula un retroceso del 17,6%, anunció hoy la compañía. En el tercer trimestre del año, la facturación del grupo se situó en 11.782 millones de euros, con un descenso del 7,7% respecto al mismo período de 2008, aunque el retroceso es muy inferior al contabilizado en el primer trimestre (-24,9%) y en el segundo (-18,9%).