Los problemas diarios de la deuda soberana en algunos países de la zona euro, España, Italia, Portugal e Irlanda, se van extendiendo como una mancha de aceite y ello evidentemente empeora el riesgo bancario porque los balances de las entidades están repletos de deuda soberana de países con problemas.
La situación se va agravando paulatinamente cuando las entidades no tiene el acceso a los mercados de capital y sus márgenes de beneficios se estrechan porque no hay negocio bancario recurrente y se producen unos porcentajes reales de morosidad superiores a los dos dígitos y oficiales del 7%. Este conjunto de factores hace necesario y además urgente el buscar fórmulas para recapitalizar a la banca y que no se caiga el sistema.

La EBA (Autoridad Bancaria Europea), es la que ha diseñado este plan de recapitalización bancaria, teniendo en cuenta varios factores de sentido común: entidades de mayor volumen en Europa, la exposición de sus balances a la deuda soberana y su valoración a tipos de mercado. Dada la situación actual de algunos países europeos , y la valoración también real a valores de mercado de sus activos de todo tipo, este plan trata de hacer desaparecer la situación de desconfianza de los mercados hacia las entidades financieras, máxime cuando se conocen datos de los últimos ejercicios realizados a la banca para comprobar su resistencia a situaciones límite o de presión, cuyos resultados eran de unas necesidades de capital considerables: Santander ,14.970 millones, BBVA 7.870 millones, Caixabank, 602 millones Bankia 1.140 millones y Popular 2.362 millones, aunque eran resultados provisionales, son importantes cifras para la actual situación del mercado, y las pocas facilidades para la captación de capital .

Con todo este panorama, sin tener en cuenta el verdadero déficit no cuantificado por ninguna entidad de la valoración a precios reales de sus valores inmobiliarios, participaciones en empresas inmobiliarias y adjudicaciones directas de inmuebles (la cartera de estas minusvaloraciones puede ser de más de 60.000 miles según algunos expertos, con lo cual nos encontraríamos ante una situación real muy difícil de resolver) y mientras esa trasparencia no llegue, el mercado desconfía de todo y de todos. Porque nadie dice la verdad sobre sus problemas de deuda e inmobiliarios, y se ve cómo a diario la situación es insostenible y van cayendo fichas del sistema.

En este contexto de poco o nulo negocio recurrente de empresas y particulares, de necesidades cada vez mayores de recapitalización para dotar la morosidad y poca o nula entrada a los mercados de capital, la situación se complica. Entramos en un círculo diabólico donde las empresas y particulares, supervivientes de esta situación, necesitan una financiación que no le pueden dar las entidades financieras con lo cual sus negocios se deterioran y afectan por consiguiente a las mismas, cerrando un círculo del cual es difícil salir. Las diferentes concepciones sobre la resolución a este problema las tenemos en EEUU Y Europa. Mientras al otro lado del Atlántico optan por meter dinero en el circuito para reactivar la economía y esta reactivación que contribuya a rebajar el déficit creado, en Europa se opta por la situación contraria la de ajustar el sistema con recortes, quizá el problema es que en EEUU hay una sola política y en Europa son muchas las que confluyen y partiendo de diferentes situaciones fiscales y económicas.

Para ello la CE ha diseñado un plan de recapitalización con un importe de 100.000 millones de euros (la mitad de lo indicado por otras instituciones) que exigirá en primer lugar TRASPARENCIA, sobre la situación real, la realización de los ejercicios de presión por parte de la EBA , el capital mínimo exigido será del 9% y habrá que buscarlo en fuentes privadas en primer lugar, las valoraciones de la deuda soberana a precios de mercado así como sus activos y cartera de créditos, también habrá que tener en cuenta en el caso de nuestro país la situación de la deuda con organismos oficiales, como todos sabemos el principal moroso del sistema español son los organismos oficiales desde Ayuntamientos, Comunidades Autónomas Ministerios etc. etc.,.No son considerados como morosos, pero son incumplidores de sus compromisos, pueden tardar años en pagar y eso en realidad es mora .

Esto hace que periódicamente vayan cayendo fichas bancarias, las necesidades del Frob son cada vez mayores y hay que recurrir a la deuda, de contemplarse un escenario peor como puede ser el 2012 y 2013 las necesidades que ahora se comentan no serían suficientes para optar a completar el plan.

La deuda se multiplica y queramos o no, según lo realistas que queramos ser, hay que ir a quitas, para no dejar a nuestros bisnietos una deuda pendiente.

Rafael Montava Molina
Consultor Empresarial
rafaelmontava@hotmail.com