Ni la subasta de deuda, por la que ha conseguido captar 2.500 millones de euros, ni conseguir hacerlo a un tipo de interés por debajo del 5% han conseguido tranquilizar al mercado de deuda portugués. Sus CDS- seguros ante riesgo de impago- vuelven a máximos históricos.
La oleada de emisiones de deuda pública en Europa incluía hoy una muy especial. Portugal afrontaba la subasta de títulos a más largo plazo desde el rescate del pasado año. Al final, ha salvado la reválida, al colocar sus letras a 11 meses a un interés inferior al 5%. El importe total adjudicado ha igualado los 2.500 millones de euros previstos.
 Los inversores han respondido, y han permitido que Portugal colocara 1.250 millones de euros a 11 meses. Las peticiones, además, han duplicado la oferta. La ratio de cobertura ha sido de 2,1 veces. El respaldo de la demanda ha contribuido a que el interés se haya situado justo por debajo del 5%, en el 4,986%.

El aplanamiento de la curva de deuda de Portugal ha quedado reflejado en el coste de emisión de la subasta de hoy. El 4,986% ofrecido a 11 meses se queda muy cerca del 4,74% contabilizado en las letras a 6 meses, incluso del 4,34% registrado en las letras a 3 meses. Las peticiones han superado la oferta 4 veces en los títulos a más corto plazo (3 meses) y 3 veces en las letras a 6 meses.

Bonos del gobierno portugués


A pesar de salvar la subasta de hoy, el mercado secundario sigue pasando factura a la deuda portuguesa. Su prima de riesgo supera los 1.200 puntos básicos, y se sitúan en línea con sus credit default swaps (CDS), en 1.249 puntos básicos, lo que supone que el coste de asegurar 10 millones de euros de deuda portuguesa a cinco años se encarece hasta los 1,24 millones.


Gráfico mercado CDS Portugal