El grupo automovilístico francés PSA quiere crear una nueva marca para su negocio automovilístico en Asia.

El grupo automovilístico francés PSA (dueño de Peugeot y Citroen) pretende crear una nueva marca a partir de su asociación en China con Changan. La intención sería producir vehículos de bajo coste que se venderían en China y otros países asiáticos. 

Este acuerdo de creación de una filial fue firmado en julio del año pasado y está a la espera del visto bueno de las autoridades chinas. Según declaraciones de una portavoz de PSA a Efe, se pondrán en marcha proyectos comunes, como fabricar en China el modelo DS y constituir una nueva marca. Con esa marca se fabricarían utilitarios y "coches baratos" destinados para el mercado chino y "eventualmente" para la exportación, precisó la portavoz.