Los precios del petróleo se replegaban levemente este viernes en la apertura del mercado neoyorquino, manteniéndose sin embargo cerca de los 90 dólares el barril, luego de un súbito salto de cerca de tres dólares el jueves. Hacia las 14.10 GMT en el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de 'light sweet crude' para entrega en enero perdía 58 centavos a 89,65 dólares. La decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de no aumentar su producción, seguida por una caída de las reservas de crudo de 8 millones de barriles no fueron suficientes para devolver las cotizaciones a sus niveles más altos. Sin embargo, según los analistas, esos dos factores pudieron tener un efecto a posteriori, porque luego de caer hacia los 86 dólares, el barril recuperó en algunas horas tres dólares el jueves.