Nuestro escenario contempla un año 2011 en donde continuará el proceso de recuperación en unas economías, y de consolidación en el caso de otras.


Así la economía estadounidense se encontraría entre las últimas. Tras alcanzar el punto de inflexión en junio de 2009 (registrando una caída interanual del -4,1%), esta economía ha mantenido un proceso de recuperación. Este se está consolidando en esta última parte del año y se mantendrá el próximo ejercicio. La favorable evolución de los beneficios empresariales, la mejora de la confianza empresarial, comenzando a transmitirse a la parte de PYMes, y condiciones de crédito menos restrictivas son factores que apoyan nuestra confianza. Estos respaldarán a la inversión, permitiendo una mayor creación de empleo. Esto último resultará en un mayor dinamismo del consumo privado estadounidense. Lo anterior se verá acompañado por una inflación subyacente en niveles más “normalizados”. Así barajamos se sitúe en torno al 1,5%/2,0%. Con este escenario, la Fed deberá a retirar las medidas extraordinarias, sin descontar subidas de tipos de interés el próximo año.

En cuanto a la Eurozona, también barajamos consolide la notable mejora observada en 2010. Si bien el ritmo de expansión se moderará ligeramente, destacará el mayor protagonismo de la demanda interna. Así la inversión se verá respaldada por los mismos elementos que en el caso de la estadounidense (mejora de beneficios, confianza y menor restricción al crédito). Lo anterior resultará en último lugar en un consumo privado con un escenario favorable para aumentar su contribución al crecimiento. En cuanto al escenario de inflación, lo más destacado es el repunte de las expectativas de inflación del consumidor. Todo lo anterior, y bajo el supuesto de una relajación de la deuda de los países periféricos, permitirá al BCE retirar las medidas no convencionales, para después comenzar con el proceso de subida de tipos de interés. Para esto último hay que insistir en que la condición necesaria será la relajación de las primas de riesgo de los países periféricos.

En relación a España hay que continuar hablando en términos de recuperación. El dinamismo del área euro está permitiendo un buen comportamiento de nuestras exportaciones. Pese a lo anterior, su relativo reducido peso en el PIB limita el positivo efecto sobre el resto de la economía. Lo anterior, en un contexto de una política fiscal restrictiva, pesará sobre la evolución del PIB. Así el próximo año la economía española continuará con un débil crecimiento, sin alcanzar en media el 0,5%. En cuanto a la situación de empleo, debe recordarse que nuestra economía necesita ritmos de crecimiento de al menos el 1,50%para generar empleo. No cabe esperar tal escenario hasta finales del próximo año.

Estimaciones de crecimiento
 
2009
2010
2011
2012
EEUU
-2,6
2,6
2,5
2,8
Eurozona
-4,1
1,7
1,5
2,1
España
-3,7
-0,2
0,4
1,3
Fuente: CortalConsors


Con todo lo anterior, y desde un punto de vista estratégico, esperamos un buen comportamiento de la renta variable, a pesar de un escenario de mayores tipos de interés a ambos lados del Atlántico. Así en el caso del S&P500, nuestro escenario apoyaría un índice superando los 1300 puntos. En cuanto al Eurostoxx, mostrará un mejor comportamiento relativo, alcanzando los 325 puntos. Por su parte, la evolución del Ibex dependerá de la prima de riesgo. En este sentido, esperamos un descenso de la misma, si bien más acentuado en la segunda parte del año. Así la prima de riesgo española podría terminar el año en torno a los 160 p.b. Lo anterior respaldaría un Ibex superando los 11000 puntos.