El grupo alimentario italiano Parmalat anunció hoy que en 2008 obtuvo un beneficio de 615,4 millones de euros, un incremento sustancial respecto a los 554,7 que logró el año anterior, gracias a un aumento de los ingresos del 1,2%, que los elevó hasta los 3.910 millones de euros.

El EBITDA (resultado bruto de explotación) de la compañía decreció un 13,6% a causa de los efectos del mercado de divisas y se situó en los 316,6 millones de euros.

La compañía logró estos objetivos a pesar de que en los mercados maduros sus productos se vieron afectados por el crecimiento de la competencia y de que en los nuevos mercados la crisis económica redujo la demanda.

Parmalat apuntó que el buen comportamiento de los productos de leche fácilmente digerible y las bebidas producidas a partir de frutas ayudaron a incrementar los ingresos.