Frente a lo mucho que se ha debatido sobre la “Gran rotación” de bonos hacia renta variable, o de unos sectores a otros dentro de la misma clase de activo, no esperamos que este año se produzca ninguna rotación en términos sectoriales.

 Las compañías y sectores (exportadores, lujo) que ofrecen la mejor exposición al crecimiento global seguirán batiendo al mercado en general. Aún así, será posible también encontrar algunas muy buenas oportunidades que deberían apoyar a los nombres con peores rentabilidades dado que la relativa calma del mercado está justificando un mayor apetito por el riesgo y un cierto enfoque contrarian de inversión. Al mismo tiempo, la fase de rerating que están viviendo los mercados de renta variable occidentales debería continuar ya que está respaldada por múltiples factores. En primer lugar, existen claros signos de mejora en la situación de Estados Unidos que constituye uno de los principales motores de crecimiento mundial. Además, los bancos centrales están trabajando conjuntamente para mantener a las economías occidentales al margen de un escenario de deflación. Por último, la prima de riesgo de las acciones está muy alta y el mercado sigue estando razonablemente valorado.

Según nuestras perspectivas, pensamos que el actual ciclo de crecimiento débil se prolongará al menos durante todo 2013. Dicho esto, el riesgo de deterioro de ingresos es más probable en aquellas compañías expuestas solo al mercado europeo. Por el contrario, las empresas internacionales seguirán registrando crecimiento tanto en su balance como en sus ventas. En otras palabras, las oportunidades se encuentran hoy en marcas que tengan una importante exposición al crecimiento global que les permita compensar la debilidad europea. A pesar de que la mayoría de ellas se han comportado bien últimamente, creemos que la valoración implícita del crecimiento a largo plazo está infravalorada en muchos casos.

Finalmente, en términos de sectores, y dentro del campo de los defensivos, seguimos siendo cautos en cuanto a las telecomunicaciones dado que prevemos que seguirá la presión sobre los márgenes debido a la competencia. Por el contrario, pensamos que los nombres farmacéuticos siguen ofreciendo una exposición interesante a las cada vez mayores necesidades sanitarias.

Pierre Puybasset, Portavoz del equipo de gestión en Financière de l´Echiquier