La biofarmacéutica española perdió casi 3,9 millones de euros, unos 260.000 euros menos que un año antes.

Explican en Oryzon Genomics que este resultado es coherente con la especificidad del modelo de negocio de la biotecnología, en la fase de desarrollo en la que se halla la Sociedad, “con un periodo de maduración de sus productos a largo plazo, y sin recurrencias desde la perspectiva de ingresos”.  En lo que va de año, las inversiones en I+D ha ascendido a 4,3 millones de euros.

Los ingresos al cierre del tercer trimestre de 2017 ascienden a 3,9 millones de euros, la mayor parte de esta cantidad -3,6 millones son trabajos realizados para el propio inmobilizado y el resto, subvenciones-.

Señala la compañía que “continúa de forma satisfactoria el diálogo con Roche para implementar la terminación de del acuerdo de licencia de ORY-1001 firmado en 2014 y comunicado el pasado Julio. La compañía espera recuperar el control total de este activo a mediados de enero”.

Además de la evolución de todos los fármacos en diversas fases de ensayos clínicos (ORY-1001 y ORY-2001), a finales del mes de octubre, la Agencia Española del Medicamento ha aprobado el inicio de un estudio clínico de Fase IIA con ORY-2001, llamado SATEEN (SeguridAd, Tolerabilidad y Eficacia de un enfoque EpigeNético para el tratamiento de la esclerosis múltiple), que será llevado a cabo en diferentes hospitales españoles.

Al cierre del tercer trimestre de 2017, el efectivo y las inversiones financieras a corto plazo de 33,9 millones de euros han registrado un incremento de 6,6 millones de euros con respecto al cierre del ejercicio 2016, manteniéndose una posición financiera consolidada que debe permitir el desarrollo de las actividades de I+D a lo largo de los próximos trimestres.

En lo que va de año, las acciones de Oryzon caen alrededor de un 50%.

Resultados Oryzon