La operadora de telecomunicaciones rompió una racha de tres trimestre consecutivos de caídas, dando paso a un repunte en los últimos tres meses del año.

Orange aumentó sus ingresos un 0,9% en el cuarto trimestre de 2010 hasta los 963 millones de euros. Así, la operadora cerró el ejercicio con unos ingresos de 3.821 millones de euros, lo que supone un 1,1% menos que el año anterior.

La compañía destaca, no obstante, que excluyendo los impactos en las tarifas de los reguladores del mercado, sus ingresos habrían sido un 2,8% más a cierre del ejercicio.