La constructora OHL se hunde cerca de un 20% en el mercado continuo hasta los 2,12 euros por acción. La compañía participada al 38,8% por la familiar Villar Mir presentó ayer al cierre del mercado sus resultados semestrales con unas pérdidas de 843,6 millones de euros tras la venta de su filial de concesiones al fondo IFM Global Infrastructure Fund, lo que supone multiplicar por 26 sus números rojos.

La compañía apunta que la venta de OHL Concesiones ha tenido un impacto total en el resultado atribuible de 550,5 millones, aunque destaca que los 1.991 millones recibidos por su venta le han permitido repagar prácticamente la totalidad de la deuda bancaria por importe de 701,7 millones de euros, repagar un importe de 228,3 millones de euros en bonos (un 25% del importe total vivo), y distribuir un dividendo a cuenta del ejercicio 2018 por importe de 0,34 euros por acción.

Juan Villar-Mir de Fuentes, presidente de OHL, junto a su padre Juan Miguel Villar Mir, máximo accionista.

OHL destaca que la venta de su filial le ha permitido tener liquidez en caja por valor de 1.326,9 millones a 30 de junio, con la que afrontar "una nueva etapa centrada en la recuperación de la rentabilidad y en la generación de caja orgánica recurrente en sus actividades principales, a partir de una cartera saneada y diversificada".

El ebitda (resultado bruto de explotación) pasa de una pérdidas de 14,8 millones a unos números rojos de 113,2 millones. Los ingresos de OHL cayeron un 9% respecto al primer semestre de 2017, hasta los 1.445,1 millones.

La constructora explica que su primer trimestre ha estado marcado también por el resultado negativo de la demanda interpuesta en el proyecto Central Hidroeléctrica de Xacbal Delta em Guatemala (-28,8 millones), y los costes de sus 140 despidos por valor de 28 millones. También acusa en sus cuentas el ajuste contable de 42,1 millones por la venta de participaciones en los hoteles y otras filiales menores de Mayakobá, y la venta de su filial checa, ZPSV.

OHL presentó este mismo mismo año su plan estratégico hasta 2020, una hoja de ruta en la que recuperaba el dividendo tras la venta de su filial de concesiones y en la que centraba su negocio en la construcción y en la promoción de nuevas concesiones en sus mercados principales. Además también ha reforzado su cúpula directiva con el nombramiento de José Antonio Fernández Gallar como consejero delegado, ha nombrado director general a Manuel Álvarez Muñoz -que procede de ACS- y José María Sagardoy, nuevo director general económico-financiero, con pasado en Banco Popular como director de Riesgos y es consejero de NH.Mal aspecto en bolsa.

Mal aspecto en bolsa

Las acciones de la constructora acumulan una caída anual del 52,5% y es la tercera empresa cotizada en la bolsa española con el mayor número de fondos bajistas en su accionariado, con un porcentaje del 8,8%.

OHL empeora su aspecto de rebote a bajista y de nota a 3,5 a 1,5 en los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión. La volatilidad a medio plazo es decreciente, mientras que el volumen a largo plazo es creciente con el resto de aspectos en negativo como el momento o la tendencia que es bajista.