OHL e Indra se han visto envueltas en la “Operación Lezo” y las sedes de ambas compañías han sido registradas en la investigación de comisiones irregulares en el Canal Isabel II. El alcance de esta situación es desconocido en términos de resultados y negocio, pero las cotizaciones se han visto penalizadas en el corto plazo.

El jueves las sedes de Indray OHL fueron registradas en búsqueda de indicios de posibles comisiones irregulares en el Canal Isabel II. Estos registros, que se llevaron a cabo en el marco de la “Operación Lezo” han acabado con la detención del CEO de OHL, Javier López Madrid.

Cuando el jueves estalló la noticia de la posible involucración de estas compañías, sus cotizaciones lo repercutieron, especialmente la de OHL, mientras que la de Indra el viernes ya se estaba recuperando.

Es curioso comparar ambos valores también en un plazo más amplio de tiempo, pues desde marzo de 2015 la cotización de ambas compañías se ha despegado, cuando en años anterior, pese a lo distintos que son sus negocios, había ido pareja. Así pues, si cogemos un gráfico de hace tres años –en el que se aprecia esa descorrelación desde hace dos- OHL ha sumado un desplome del 77%, mientras que los títulos de Indra han caído algo más de un 11%.

Además, en los últimos doce meses Indra ha conseguido entrar en terreno positivo, con una revalorización sumada del 13,51%, mientras que OHL sigue arrastrando pérdidas cercanas al 30%.