La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) cifra la crisis ligada a las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos entre 350.000 y 420.000 millones de dólares, lejos del billón de dólares que calcula el Fondo Monetario Internacional (FMI), según señala la organización en un comunicado tras la reunión del Comité de Mercados Financieros. A finales de 2007, la OCDE estimó las pérdidas en aproximadamente 300.000 millones como máximo, pero desde entonces los cálculos basados en precios de mercado se han vuelto poco fiables, según la organización, por lo que ahora usa un método distinto que sitúa en 422.000 millones las pérdidas, de los cuales unos 90.000 millones afectarán a los bancos norteamericanos. Si las pérdidas alcanzan este nivel, la recapitalización de los bancos será esencial, según la OCDE, para evitar un duro impacto económico de frenazo y el descenso de la extensión del crédito. La organización calcula que a los bancos les podrá llevar de seis a doce meses recuperarse y más si necesitan capital para la expansión actual.