El presidente de EEUU, Barack Obama, planea iniciar este mismo año la reforma del sistema migratorio del país, lo que incluiría la búsqueda de una vía para que los inmigrantes indocumentados puedan legalizar su situación. Así lo aseguró en declaraciones al diario The New York Times, Cecilia Muñoz, directora de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca. El Times asegura en su edición de hoy que Obama planea abordar públicamente el asunto en mayo y reunirá a grupos de trabajo a mediados de año para empezar a hablar sobre la posible aprobación de una legislación al respecto en el último trimestre del año. Varios funcionarios de la Casa Blanca aseguraron al Times que los cambios en el sistema migratorio no se antepondrán a la reforma del sistema de salud y los cambios en materia energética que Obama ha identificado como prioritarios. Obama aseguró durante la campaña electoral que una de las prioridades de su primer año de mandato sería la aprobación de una legislación que permita a los alrededor de 12 millones de indocumentados en el país adquirir estatus legal.