Una entrada a un nuevo socio. Una ampliación de capital. Y el visto bueno del mercado. Es lo que necesitaría Abertis en caso de confirmarse las informaciones publicadas esta mañana en prensa. ¿El objetivo? Reforzar la estrategia de la compañía y seguir creciendo a lo largo de este año y el que viene. El entorno actual – en el que acudir al mercado de crédito y endeudarse no es lo más adecuado- plantea una ampliación en la que sus dos principales accionistas, La Caixa y ACS están dispuestos a diluirse en el accionariado. Una opción que los expertos ven como positiva ya que no aumentaría el endeudamiento de la compañía.
Es una información que no aporta ninguna novedad…pero que sin embargo despierta mucho interés. Esta mañana la prensa publica la posibilidad de que Abertis de entrada a un nuevo socio con peso suficiente como para “aportar activos concesionales como autopistas, aeropuertos, redes de telecomunicaciones, aparcamientos o parques logísticos que engorden el negocio”. Hasta ahí es una estrategia lógica y que en sí “no supone ninguna novedad ya que es lo mismo que ha estado haciendo en los últimos dos años con alguno de sus socios y accionistas, como es ACS con la venta de DCA o las autopistas chilenas”, explican en Inverseguros. La diferencia viene de que en lugar de seguir una ecuación de activos frente acciones- mediante ampliación de capital- se realizó en efectivo.

Y es que la llegada del nuevo socio tendría que hacerse mediante ampliación de capital. Y la primera consecuencia sería la dilución de las participaciones de La Caixa y ACS, con un 29% y un 25,8% en el capital de la concesionaria respectivamente. Ambos se han mostrado a favor de dicha operación, ya que no sería preciso perder un 20% del capital sino que “bastaría con que el nuevo socio adquiera más de un 3% del capital con influencia en la gestión”, explica el diario. Oscar Moreno, director de análisis de Renta 4 admite que “es importante que haya visbilidad de esta envergadura para la concesionaria catalana, sobre todo en un año tan difícil”. Para este experto, “el hecho de querer crecer aunque necesite de un nuevo socio es mejor que acudir a un mercado de crédito para endeudarse que, además, ahora mismo está cerrado para algunos actores o muy caro en el caso de encontrarlo”.

Pero ¿quién entra dentro de las posibilidades? Aunque la concesionaria afirman no tener contactos ‘en firme’ con nadie, en boca de todos resuenan los nombres de Brisa, en la que Abertis controla el 14,9% del capital y que ostenta un sillón en el consejo de administración de la española. Opción que “tampoco es una novedad, tal y como ha manifestado de manera reiterada Abertis en los últimos tiempos”. En el departamento de análisis de Inverseguros recuerdan que “la concesionaria española ha manifestado la lógica empresarial y el sentido estratégico y económico que tendría para la compañía una integración con la portuguesa” no escondiendo su deseo para establecer una mayor cooperación entre las dos entidades.

Pero no sólo la lusa se convierte en objetivo. Últimamente los rumores también apuntan a la entrada de un fondo especializado en infraestructuras, como Babcock & Brown, Macquarie, Santander Infraestructuras o Citi Infraestructure. Desde Renta 4 consideran que esta operación supone “un reforzamiento de la estrategia de la compañía” y bien sea Brisa o cualquiera de lo fondos con los que se especula “sería importante porque no aumentaría el endeudamiento ni habría un riesgo de dilución del capital”.  En cuanto a endeudamiento, además la compañía está cerca de asegurar un acuerdo para alargar en un año el vencimiento de parte de su deuda de 1.050 millones de euros, actualmente para abril de 2010, informaba Reuters. La compañía se enfrenta a un vencimiento de deuda de 1.410 millones de euros en 2010, 430 millones en 2011 y 480 millones en 2012, según datos de la compañía.

La recomendación de Inverseguros sobre la concesionaria queda en ‘mantener’ el valor.