La revelación de la futura pensión del presidente del banco Société Générale, Daniel Bouton, ha generado una nueva polémica en Francia sobre la remuneración a los directivos de empresas coincidiendo hoy con la publicación de un decreto gubernamental para limitar la atribución de primas y bonificaciones. El sitio internet de la revista L'Express reveló la pasado noche que Bouton cobrará una pensión de cerca de un millón de euros anuales cuando deje la actividad, según el documento de referencia de la entidad correspondiente a 2009 y el informe del banco de 2008 transmitidos a la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF). De acuerdo con el primero de esos documentos, Société Générale había dispuesto a fecha del pasado 31 de diciembre una provisión de 32,93 millones de euros para pagar las pensiones de seis de sus directivos, con la hipótesis de que deberá abonárselas durante una media de 23 años, indica L'Express.