La relación bilateral entre Chevron e YPF para explotar el yacimiento petrolífero de Vaca Muerta que con tanta celeridad se conformó, suma un episodio más de acusaciones e inconvenientes para su ratificación en la Legislatura de Neuquén. La última por parte de Guillermo Peryra, presidente del gremio petrolero argentino. Considera que para que el convenio se apruebe, varios senadores deben recibir comisiones ilegales.
“Yo sospecho que va a correr la Banelco porque si no, no se puede explicar que haya tantos legisladores dispuestos a levantar la mano y tan fácilmente”, afirmó el líder de los petroleros argentinos en referencia a que la ratificación del acuerdo entre Chevron e YPF tiene que llevar tras de sí la sombra de la corrupción. "El acuerdo va a ser votado sin haber pasado por la Comisión de Medio Ambiente", agregó.

Cabe indicar que el escándalo de la Banelco se produjo en Argentina el 26 de abril del año 2000 cuando en el parlamento argentino se aprobó una reforma laboral en la que, entre otras cláusulas, se permitía el despido libre.

Banelco es una red de cajeros automáticos argentinos (acrónimo de Banca Electrónica Compartida) y ofrece gran cantidad de servicios para sus clientes: tarjetas de débito, transferencias o servicios de pago.

Para obtener una votación favorable el por entonces ministro de trabajo, Alberto Flamarique, convenció a un grupo de senadores con el cobro de dinero de forma ilegal. “Para convencer a los senadores tenemos la Banelco”, llegó a asegurar.

De hecho, varios senadores peronistas, de manera sorprendente, votaron a favor de la reforma y dieron el número de votos suficientes para aprobarla. Años después se abrió una investigación judicial que duró varios años en donde se demostró la ilegalidad de esta maniobra.