Es probable que la empresa de telecomunicaciones Nortel Networks venda la mayor parte de sus divisiones a precio de ganga dentro de su reestructuración por bancarrota, aunque los expertos no esperan que uno de los nombres más celebrados del mundo empresarial canadiense desaparezca por completo. Los analistas creen que, ante la situación exterior que tiene ahora, la compañía tiene el potencial de ser viable con una oportunidad de éxito en un segmento del negocio de equipamiento de telecomunicaciones. Así, cuando termine su proceso de reestructuración, se espera que lo único que quede de la una vez poderosa Nortel será Metro Ethernet Networks que fabrica infraestructura de Internet e incluye su tecnología óptica y de ethernet