La agencia de calificación crediticia Standard and Poor's rebajó la nota del gigante Nokia, debido al futuro incierto y su penosa estrategia para cambiar de modelo. Standard and Poor's atribuyó a Nokia la nota BBB desde la BBB+ anterior, sólo dos escalones por encima de la categoría considerada como "bono basura".

"La calificación refleja la erosión continua de las acciones del smartphone de Nokia", dijo el analista de S&P Matthias Raab en un comunicado, antes de agregar que la revisión de los márgenes operativos también influyeron en la rebaja de la nota.

Raab advirtió que S&P puede bajar todavía este año la nota de Nokia si no hay mejoras en los márgenes operativos de la unidad de teléfonos móviles en los próximos seis a nueve meses.