La aseguradora registró un beneficio de 163 millones de euros el año pasado con lo que aumenta sus ganancias el 3%.

Mientras el volumen de primas ascendió hasta los 1.357 millones de euros, un 5% más que el ejercicio anterior, de los que la mayor parte, hasta 1.104 millones, proceden del negocio de no vida que creció hasta un 3,3%.

Los últimos movimientos de la Mutua han pasado por abandonar el capital de dos grandes, Sacyr Vallehermoso y Repsol YPF. En el caso de la constructora, Mutua Madrileña vendió la participación del 1% que aún mantenía en la empresa, mientras que con la petrolera ha reducido su posición desde el 2% anterior al 1,4% que aún conserva.