La agencia de calificación crediticia Moody's Investors Service ha rebajado la nota de fortaleza financiera, así como los 'ratings' de depósitos y deuda de nueve bancos griegos como consecuencia del debilitamiento de su fortaleza financiera autónoma y de las previsibles presiones adicionales derivadas de las dificultades de las perspectivas económicas para Grecia.
Asimismo, la agencia precisó que mantiene bajo revisión las calificaciones de depósitos y deuda de las entidades de cara a una posible rebaja mientras Moody's examina el 'rating' soberano de Grecia.

En concreto, la decisión adoptada afecta a las calificaciones de National Bank of Greece, EFG Eurobank Ergasias SA, Alpha Bank AE, Piraeus Bank, Emporiki Bank of Greece, Agricultural Bank of Greece, General Bank of Greece, Marfin Egnatia Bank y Attica Bank.

La acusada tensión económica a la que se enfrenta Grecia tiene un impacto material en la condición financiera del sector bancario
, haciendo necesario un mayor respaldo, señala la agencia, que advierte de que las perspectivas económicas cada vez más complicadas apuntan a un bajo crecimiento del negocio, al incremento de los problemas en la calidad de los préstamos y la presión continuada sobre los márgenes.

"Aunque las medidas adicionales adoptadas para hacer frente a los desequilibrios fiscales a nivel nacional son positivas para la solvencia soberana, pueden suponer el coste de debilitar el crecimiento de la economía a corto y medio plazo", lo que, según la agencia, puede incrementar el paro, reduciendo los ingresos disponibles de los consumidores y la rentabilidad de las pequeñas y medianas empresas.

"Moody's prevé que la tendencia al alza de los préstamos en riesgo de mora, iniciada en 2008, continuará en 2010 y 2011", señala Mardig Haladjian, vicepresidente de Moody's, quien advierte de que la combinación de estos hechos sumará una significativa presión adicional sobre la debilitada calidad y rentabilidad de los activos del sector bancario.