La agencia de calificación crediticia Moody´s ha rebajado de Baa1 (mejor nota de la calidad aceptable) a Baa2 (nota intermedia de calidad aceptable) el rating a largo plazo de Gas Natural tras analizar los efectos sobre su estructura financiera de la compra de Unión Fenosa. Para reflejar la condición de Unión Fenosa como empresa controlada al 95,2% por la gasista, la agencia ha decidido aplicar la misma rebaja al rating a largo plazo de la eléctrica. Tanto para Gas Natural como para Fenosa, la agencia asigna una previsión estable y da por concluida la revisión iniciada en marzo.
"Al tiempo que apreciamos el impacto positivo que la combinación con Unión Fenosa tiene en algunos aspectos del perfil de riesgo del negocio de Gas Natural, estos aspectos quedan contrarrestados, desde el punto de vista de Moody´s, por una flexibilidad financiera más débil asociada a la carga de deuda del grupo ampliado", afirma uno de los analista de la agencia. Moody´s entiende que su decisión es coherente con la estrategia de Gas Natural de convertirse en un operador integrado de gas natural y gas natural licuado, y que la medida permitirá que el grupo cumpla los objetivos de su plan de negocio.

El rating, afirma, tiene en cuenta la nueva dimensión del grupo, con activos por valor de 46.900 millones a finales de 2009 y una posición de mercado que le sitúa entre los tres principales actores del mercado ibérico del gas y la electricidad. La agencia entiende además que el nivel de deuda de Gas Natural tras la operación se mantendrá a finales de este año por encima de los 18.000 millones, después de la ampliación de capital por 3.500 millones.

La decisión de Moody´s se produce un día después de que la agencia Fitch reafirmase los rating de Gas Natural a largo plazo (A-, calidad buena) y a corto plazo (F2, nota media dentro del grado de inversión), tras considerar que la adquisición de Unión Fenosa ha tenido un impacto menor al previsto.