La agencia sitúa el rating de la deuda de la entidad en Ba2 al equiparlo con el de su principal accionista, el Banco Financiero y de Ahorro, y alerta de posibles nuevas bajadas.

La agencia de calificación de riesgo Moody's ha vuelto a rebajar el rating de Banco de Valencia. Así, la calificación de la deuda senior de la entidad pasa de Ba1 a Ba2, mientras que para la deuda subordinada se sitúa en Ba3 -anteriormente en Ba2-.

La firma basa su decisión de degradar su calificación, que ya se situaba en niveles de bono basura, por el propio rating que otorga a su principal accionista, el Banco Financiero y de Ahorro (BFA) que posee el 38,6%, que también se sitúa en BaA2 con perspectiva negativa.

Moody's ya había rebajado en marzo los ratings de Banco de Valencia y desde entonces se ha materializado el proceso de integración de la participación que poseía Bancaja en el nuevo BFA. Un traspaso que ha sido relevante en la nueva rebaja.

"Debido al débil perfil de crédito de BFA y su limitada capacidad para incrementar sus fondos, Moody's prevé que el apoyo a Banco de Valencia tendrá que proceder de Bankia", señala. Para la agencia, el Banco de Valencia sólo podrá hacer frente a los vencimientos de deuda previstos para el próximo año si Bankia le ofrece suficiente apoyo.