La bajada de rating de Moody’s a España ha sentado como un jarro de agua fría y todo por culpa de los bancos. Ahora, con BBVA y Banco Santander con horizontes de cotización negro, ¿dónde queda el futuro del Ibex 35? Las perspectivas son, cuanto menos, bajistas.

Ayer nos levantábamos con una funesta noticia: Moody’s rebaja el rating de España desde 'Aa1' hasta 'Aa2' con perspectiva negativa. Así rezaban los titulares por una víctima más del agujero de los bancos: España. Primero fue Irlanda y ahora ¿qué va a pasar con nuestro país? De momento, en la renta variable el horizonte es bajista. Según Jorge del Canto, analista independiente, “los bancos se verán seriamente afectados por su cartera de deuda soberana, también las aseguradoras y algunas eléctricas que están muy endeudadas”.

En el caso de los grandes banco y, a pesar de que su cotización ya podría estar descontando este escenario, sus objetivos apuntan aún más abajo. Técnicamente Estela Huertas, analista de Orey iTrade, comenta que “en el caso del BBVA, de romper los 8.21, se podría ir a los 7.70 euros” y, “en Banco Santander el entorno de los 8.10 euros es una zona de sobreventa, con un próximo soporte en los 7.98. De romper este fuerte soporte (importante porque perdería el nivel psicológico de los 8 euros) podría alcanzar los 7.65 euros”.

Parece inevitable que el Ibex 35 se desplome pero, ¿hasta cuándo? Jorge del Canto, dice que “no veo al Ibex 35 por debajo de los 9.500 puntos que, en caso de que los perdiera, encontraría una resistencia en los 8.800”. Con este panorama, Víctor Alvargonzález, consejero delegado de Profim EAFI, señala que “el Ibex 35 es tan sólo una oportunidad de especulación. La realidad muerde y España no es una opción a medio y largo plazo. Moody´s nos ha devuelto a la realidad”. Algo que corrobora Daniel Pingarrón , analista de IG Markets, que adelanta que “la prima de riesgo española seguirá subiendo y el Ibex bajando”.

Para más INRI, en este escenario algunas financieras ya han hecho los preparativos para sacar al mercado obligaciones convertibles con una prima entre el 8% y el 8,25% en el caso de Bankinter y Banco Pastor. “Este interés quizás tenga que verse aumentado para atraer a los inversores ahuyentados por la rebaja de rating”, dice del Canto.

Más allá de la renta variable y del corte de Moody’s, los datos que ofrece el propio Banco de España ya corroboran que las financieras españolas no están saneadas. A cierre de la sesión de ayer, el organismo presidido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez, confirmó que 12 entidades financieras no alcanzanban el ratio capital exigido (8% para las cotizadas y 10% para las no cotizadas) y necesitarían hasta 15.152 millones para hacerlo. Sin embargo, según estudios de Fitch, las necesidades de capital de los bancos y cajas españoles ascenderían a 96.700 millones. ¿Podrán las entidades cumplir con lo requerido? Si no fuera así los contribuyentes también ‘pagarán el pato’: “esto se trasladará a la población porque el Estado tendrá que subir impuestos para hacer frente a este agujero”, afirma del Canto.

Con todo ello, les dejamos una frase para recapacitar de Rubén Manso, doctor en CC. Económicas e Inspector en excedencia de Entidades de Crédito Españolas, “todos los Estados que han defendido a muerte a su sistema financiero han ido cayendo”.