Las autoridades federales de regulación financiera estadounidense han abierto una investigación contra la firma MF Global, primera víctima del contagio de la crisis de la deuda soberana europea en Estados Unidos tras solicitar este lunes la protección del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras del país, al descubrir que cientos de millones de dólares pertenecientes a clientes de la empresa han desaparecido de las cuentas en los últimos días, según ha informado The New York Times.

Estas revelaciones han provocado el hundimiento de un acuerdo, tras once horas de negociaciones, para vender una gran parte de MF Global a una firma rival. MF Global, dirigida por el exconsejero delegado de Goldman Sachs y exgobernador de Nueva Jersey, Jon Corzine, había ligado su supervivencia a la finalización de dicho acuerdo.

Lo que comenzó con un agujero cercano a los mil millones de dólares (722,4 millones de euros), ha quedado en menos de 700 millones de dólares (505,7 millones de euros) a finales de este lunes. No está claro a dónde ha ido a parar este dinero, y, según las fuentes consultadas por el diario estadounidense, se espera que parte del mismo reaparezca poco a poco en los próximos días mientras le firma pasa por el proceso de bancarrota.

La suspensión de pagos de MF Global se produjo este lunes después de la decisión de la Fed de Nueva York de suspender sus operaciones con la entidad, a la que desposeyó del estatus de 'primary dealer', designación que reciben las entidades que operan directamente con la Fed en las subastas de deuda, así como de la suspensión de su negociación en los mercados de futuros de Chicago y Nueva York.

El futuro del operador de derivados MF Global permanecía en el aire desde que la semana pasada se conocieran sus inversiones fallidas en deuda soberana de la zona euro y una exposición agregada a bonos de la periferia europea por importe de 6.300 millones de dólares (4.500 millones de euros), tras lo que su valor en Bolsa se desplomó un 67%.