La inmobiliaria española Metrovacesa ha alcanzado esta semana un acuerdo con el Ministerio de Economía y Finanzas francés en materia de impuestos para poder sacar a bolsa el negocio residencial de su filial Gecina y beneficiarse así del régimen fiscal galo para este tipo de empresas.
El presidente de Metrovacesa, Joaquín Rivero, explicó en una entrevista con EFE que a principios de esta semana recibió una contestación del Gobierno francés a su petición de exención de impuestos para la "filialización" de la sociedad, de manera que el proyecto de segregación del negocio residencial de Gecina en una nueva compañía que cotizará en la bolsa francesa será viable. Según Rivero, la creación de la nueva sociedad con las 18.000 viviendas que componen los activos residenciales de Gecina y su posterior colocación en bolsa habrían supuesto unos impuestos de entre 700 y 800 millones de euros, cantidad con la que el proyecto "no se podía llevar a cabo", y que ahora, tras el pacto, se limitará a 35 millones de euros. Ante esta situación, Rivero ha cerrado un acuerdo "hace tres o cuatro días" con los bancos de inversión Goldman Sachs, Morgan Stanley y Calyon, así como con varias entidades financieras -entre ellas Natexis y Citybank- para colocar la sociedad en bolsa.