La canciller alemana, Angela Merkel, reclamó al G-20, que celebrará su próxima cumbre en Canadá en el mes de junio, el desarrollo de una serie de reglas que eviten que los bancos puedan llegar a ser demasiado grandes como para forzar a los gobiernos a acudir en su rescate.  "Este es el año de poner en práctica todas las medidas acordadas acordadas por el G-20", señaló Merkel en el debate parlamentario sobre presupuestos. "Se trata también de encontrar nuevas regulaciones y vías para evitar que los bancos sean demasiado grandes o tan complejos que puedan obligarnos a su rescate", añadió.