Las bases para un crecimiento sostenido de los precios de los productos agrícolas ya se están asentando en Mississippi, Nebraska y otras regiones de EEUU.

A medida que los agricultores norteamericanos comienzan a plantar las semillar para las próximas cosechas, todos se están preguntando qué cantidad y cuánto plantar. Con los precios de prácticamente todas las materias primas agrícolas subiendo, (desde el algodón hasta la soja), parece que la variedad a la hora de elegir los mismos será la clave.

Durante los últimos años se ha producido algún cambio en las superficies de plantación norteamericanas, pero a día de hoy, no se esperan grandes cambios en la nueva política del Departamento de Agricultura de EEUU durante los próximos meses. Tan sólo una cantidad limitada de tierras ociosas podrían ser incorporadas a la producción, lo que incrementará muy poco la oferta del próximo año.

Este hecho, podría empujar las expectativas alcistas sobre estas materias primas, que ya ha visto subir los futuros sobre los cereales un 92% durante el último año, los futuros sobre la soja un 44%, sobre el trigo un 69% y sobre el algodón un 162%.