El Senado italiano está votando las medidas de reducción de la deuda actual en un intento de apuntalar la confianza de los inversores y allanar el camino para un nuevo gobierno que puede ser dirigido por el ex comisario de Competencia de la Unión Europea, Mario Monti.

El Senado está debatiendo un paquete de medidas prometidas a la Unión Europea destinadas a impulsar el crecimiento y reducir la deuda de Italia de 1,9 billones de euros (2,6 billón), el cuarto mayor del mundo.

La Cámara alta comenzó a debatir las medidas a las 10.30 horas en Roma, aunque la resolución no se conocerá hasta por la tarde. La Cámara de Diputados dará la aprobación final mañana y Berlusconi dimitirá "un minuto más tarde", según Gianfranco Fini, presidente de la Cámara. El presidente Giorgio Napolitano se reunió con Monti ayer por la tarde en Roma, un día después de que se le concediera el voto vitalicio en el Senado.
"El gobierno Monti sólo puede llegar a pasar si Berlusconi actúa con responsabilidad y dice que sí a un gobierno de unidad", dijo Fini ayer por la noche en Sky TG24.

El domingo será la jornada de las consultas de Napolitano con las fuerzas políticas y, si todo sale como se desea, por la noche Monti podría haber recibido ya el mandato del presidente para formar un nuevo gabinete de amplia base.

Jesús Sánchez Quiñones, director general de Renta 4, afirma que la dimisión de Berlusconi “traería calma a los mercados, por unos días, aunque no es la solución del problema de Italia”.Así pues, los mercados descuentan esta situación y suben en Europa y EE.UU.. De hecho, el índice FTSE MIB avanza un 1,26% hasta los 15.409 puntos con la banca en cabeza. Banca Popolare di Milano se dispara un 13,86%, Intesa San Paolo un 3,47%, Mediolanum un 2,53%, Banco Popolare un 2,17%, Unicredito un 2% y Ubi Banca un 1,86%.