El presidente de Mapfre, José Manuel Martínez, aseguró hoy que Mapfre seguirá creciendo en todos los países en los que está presente durante 2010 y expresó su deseo personal de poder alcanzar 20.000 millones en ingresos, aunque reconoció que el año aún será díficil en el sector asegurador.
 "El mercado de seguros no va a ser nada fácil, no sé si tan díficil como 2009, pero si aumenta el paro la demanda de seguros se verá afectada", subrayó Martínez, quien incidió en que lo normal es que durante este año aumenten los ingresos y se obtengan muy buenos resultados.

"Me gustaría superar los 20.000 millones de euros en ingresos en 2010, más que nada por capricho, por satisfacción personal", subrayó Martínez en tono jocoso, para concretar que, en cualquier caso, los objetivos de ingresos "van a ser conservadores" tras cerrar el año con 18.830 millones de euros.

Asimismo, subrayó que a España "no le viene mal un soplo de cierto optimismo", y que es bueno que las empresas españolas, como Mapfre, presenten buenos resultados. "Somos una empresa española que, aunque tenga buena parte del negocio fuera, está capeando la crisis de una manera magnifica", añadió.

Respecto a la perspectiva de negocio en España para 2010, Martínez hizo hincapié en que la compañía "no está a muerte" en la guerra de precios sino en la calidad de los servicios, y recordó que la experiencia le ha demostrado que en los momentos de lucha de precios la aseguradora no crece mucho, pero que cuando esta tormenta pasa, tiene un importante despegue.

No obstante, pronosticó que los precios de los seguros de autos y empresas no seguirán bajando en 2010 sino que se van a estabilizar e, incluso, podrían subir algo.

Respecto al posible impacto de la fusión de algunas cajas con las que opera, como Caja Duero, Martínez señaló que en caso de que se fusione con otra entidad la compañía tendrá que abrir una negociación para que sea una sola aseguradora la que dé servicio.

Asimismo, recordó que la previsión es que el 51% de los ingresos de Mapfre para este año están fuera de España y que ese porcentaje va a seguir creciendo porque los mercados en los que opera son "muy maduros" y sus alianzas cada vez están más consolidadas.

Sobre su presencia y evolución en algunos países de Latinoamérica, como Venezuela, con cierta inestabilidad política y económica, Martínez señaló que "son gajes del oficio" y que éste es un país en el que le ha ido bien y siempre se ha adaptado a las circunstancias. Asimismo, recordó que la compañía ya aplicó al balance un incremento de la inflación del cien por cien, por lo que la devaluación de la moneda no le afectará.

CAPACIDAD PARA COMPRAR.

Fruto de esta buena situación, la compañía es una de las pocas sociedades que puede acometer compras, ya que cuenta con los recursos y capacidad necesaria, según destacó Martínez, aunque no quiso concretar si la aseguradora las llevará a cabo.

"Para poder comprar hay que tener capacidad, que lo hagamos o no depende de las circunstancias. Depende de si hay cosas interesantes. Nos caracterizamos por hacer compras razonables", añadió Martínez.

El presidente también hizo hincapié en que afrontan 2010 con una situación cómoda de eficiencia y solvencia, no sólo por los ingresos y buena gestión sino por las positivas alianzas cerradas recientemente, que aportan más puntos de venta, liderazgo en Latinoamérica y prestigio.

NO REDUCIRÁ EL DIVIDENDO.

Martínez también incidió en que los buenos resultados y el crecimiento de ingresos se traducirá también en el mantenimiento de su dividendo. Aunque la compañía no se ha fijado un objetivo de crecimiento concreto de la retribución, no será menor que el de otros años, en todo caso "será mayor", añadió.

A su juicio, lo importante es que tenga estabilidad y que aporte rendimiento. Así, la compañía repartirá un dividendo de 0,15 euros por acción y con toda probabilidad lo mantendrá en este nivel o lo elevará para el próximo año. Respecto a la evolución del beneficio por acción, Martínez señaló que dependerá de futuros aumentos de capital.

Martínez también recordó que Mapfre Inmuebles ha dotado con 9,8 millones de euros la posible depreciación de inmuebles y que el consejo de administración ha congelado para este año la retribución de los altos directivos para anticiparse a la situación económica.

Respecto a la situación de los bonos, el presidente resaltó que la compañía no está preocupada por un posible impago en algunos de los países en los que la aseguradora tiene este tipo de productos, aunque no descartó que pueda producirse una caída del rating, en cuyo caso no tendrá impacto en la entidad. "Estamos sobrados y si lo bajaran sería mucho peor para el resto, nosotros nos quedaríamos en una situación muy buena", añadió.