Las perspectiva de incrementos de precio a medio largo plazo hacen que el BCE lo consideren un tema a vigilar.
 
Según Jürgen Stark, miembro del consejo del BCE, hay que actuar de manera rápida y decisiva para responder a cualquiera de los llamados efectos de segunda ronda; para impedir que las subidas lleguen al consumidor final.