Los países de la eurozona podrán congelar los préstamos bilaterales a Grecia cada tres meses si el Gobierno de Atenas no cumple las condiciones impuestas en el programa de ajuste fiscal y reformas estructurales pactado con la Comisión, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para reducir su déficit del actual 13,6% al 3% en 2014, informaron hoy fuentes comunitarias. Los ministros de Economía del Eurogrupo acordaron este domingo activar el plan de rescate para evitar la quiebra de Grecia, al que dotaron con hasta 110.000 millones de euros para un periodo de tres años, entre 2010 y 2012. De esta cantidad, 80.000 millones serán préstamos bilaterales de los países que comparten la moneda única a un tipo de interés del 5% y el resto lo aportará el Fondo Monetario Internacional (FMI).