Los gastos de los consumidores estadounidenses se desaceleraron en julio, lo que sugiere que la economía del país podría debilitarse tras el término de los reembolsos tributarios implementados por el Gobierno. En tanto, un indicador clave de la inflación experimentó un aumento durante el mes. El consumo personal se expandió un 0,2% en julio frente al mes previo, cuando creció un 0,6%, informó el viernes el Departamento de Comercio. Por otra parte, los ingresos personales descendieron a una tasa ajustada por factores estacionales del 0,7% frente al mes anterior. La caída fue la mayor desde agosto del 2005, cuando disminuyeron un 2,3%.
Los ingresos personales aumentaron en junio un 0,1%. La proyección de los economistas consultados por Dow Jones Newswires era de un descenso del 0,4% en los ingresos y un aumento del 0,2% en los gastos de julio. El ingreso personal disponible -o ingreso después de impuestos- disminuyó un 1,1% en julio, luego de reducirse un 1,9% en junio. Entre los indicadores de la inflación, el índice de precios para los gastos de consumo personal creció un 0,6% en julio, frente al mes anterior, cuando aumentó un 0,7%. En tanto, el índice de precios para los gastos de consumo personal creció un 4,5% en julio, frente a un año antes. En junio, el aumento interanual fue del 4,0%. El índice básico de precios para los gastos de consumo personal -que excluye los alimentos y la energía- aumentó un 0,3% en julio tras ascender el mismo porcentaje en junio. Sobre una base interanual, el índice básico aumentó un 2,4% en julio, tras ascender un 2,3% en junio. La Reserva Federal presta especial atención a la lectura interanual del índice básico de precios para los gastos de consumo personal con el fin de determinar la existencia de señales de presiones inflacionarias excesivas. Se considera que la denominada zona de comodidad del banco central se ubica entre el 1,5% y el 2,0%. El Departamento de Comercio informó además que los ahorros personales como porcentaje del ingreso personal disponible fueron del 1,2% en julio, frente al 2,5% de junio.