Los contratos a futuro sobre el petróleo mantenían su fortaleza el miércoles después de escalar un 4% el martes, pero los avances durante la sesión eran modestos mientras el euro se debilitaba frente al dólar y los mercados seguían preocupados porque los indicadores de oferta y demanda todavía no registran una recuperación significativa.