Los futuros de los principales índices de acciones en Estados Unidos avanzaban el jueves después que los resultados de J.P. Morgan Chase superaran las expectativas de Wall Street. La ganancia del banco ayudó a mejorar los ánimos de los inversionistas tras la noticia de que el crecimiento económico de China se desaceleró en el segundo trimestre. Los contratos a futuro del Promedio Industrial Dow Jones revirtieron su curso y subían 21 puntos a 10327. Los futuros del Standard & Poor's 500 ascendían 3 puntos a 1094 y los del Nasdaq 100 trepaban 6,75 puntos a 1858.


Las acciones de J.P. Morgan avanzaban el 1,2% en las negociaciones electrónicas previas a la apertura del mercado, luego de anunciar que su ganancia creció en el segundo trimestre el 76% a 4.800 millones de dólares, ó 1,09 por acción, frente a los 2.720 millones, ó 28 centavos por acción, de un año atrás. Si se excluyen las partidas extraordinarias, la ganancia trimestral superó las estimaciones de los analistas.

En el frente de las fusiones y adquisiciones, la firma de inversiones de capital privado The Carlyle Group comprará a la firma de suplementos nutricionales NBTY en una operación valorizada en 3.800 millones.

Las acciones estadounidenses cerraron con una leve alza el miércoles y el Dow logró extender su reciente ola de avances, gracias a que una optimista proyección de Intel compitió con perspectivas menos auspiciosas sobre la economía estadounidense por parte de minoristas y la Reserva Federal.

El Dow cerró con un alza de 3,7 puntos, o un 0,04%, a 10366,72, su séptima sesión consecutiva de ganancias.

Entre otras acciones que concentrarán la atención se encuentran las de Novartis, tras anunciar un positivo resultado para el segundo trimestre y mejorar su proyección para las ventas de todo el año.

Tras el cierre del mercado en Estados Unidos, Google informará su resultado trimestral.

Las acciones europeas avanzaban tras los resultados de J.P. Morgan, impulsadas además por la noticia de que el gobierno español vendió US$3.800 millones en bonos a 15 años en medio de una sólida demanda.

Los mercados en Europa y Asia han observado cierta presión luego que se informara que el PIB de China en el segundo trimestre registró un crecimiento interanual del 10,3%, lo que representa una desaceleración respecto del crecimiento del 11,9% interanual del primer trimestre.

Las acciones asiáticas cerraron en su mayoría a la baja, especialmente en Shangai, tras los datos del PIB chino y un tibio debut de Agricultural Bank of China.

El Índice Compuesto de Shangai cerró con una baja del 1,9%, el índice Hang Seng de Hong Kong perdió un 1,5% y el índice Nikkei cedió un 1,1% en Tokio.