Los ETFs ligados a los países emergentes vivieron esta semana la mayor salida de fondos de toda su historia, tras las noticias llegadas desde Egipto y las amenazas de las posibles consecuencias que las nuevas subidas de los productos alimenticios pudieran tener sobre la inflación.

En concreto, según una nota informativa hecha pública en el día de hoy por Merrill Lynch, los inversores retiraron un total de 4,600 millones de dólares en posiciones de ETFs que siguen la evolución de países emergentes. Las salidas totales de capital respecto los mismos ETFs, ascienden a los 7,200 millones de dólares desde enero de 2008.

Para Morgan Stanley, estos cierres de posiciones en ETFs, que cotizan en mercados regulados y cambian de manos de la misma forma que lo hacen las acciones ordinarias, es una señal de que los hedge funds están reduciendo su apuesta en estos países que han mostrado un rápido crecimiento durante los últimos años. De hecho el índice MSCI Emerging Markets ha caído un -1.5% durante este año; a medida que países como Brasil, Hungría o Indonesia subían los tipos de interés para combatir la inflación.

Las protestas contra el presidente Hosi Mubarak en Egipto, el mayor importador de trigo a nivel mundial, han dejado un total de 300 víctimas mortales y cientos de heridos durante las dos últimas semanas.

Nigel Rendell, estratega de países emergentes en RBC Capital Markets en Londres afirma que "los inversores que pensaban hacer dinero rápido en las economías emergentes durante los primeros meses de 2011 han observado que el mundo es ligeramente diferente de lo que ellos pensaban".