Los españoles son los ciudadanos de la Unión Europea más preocupados por la posibilidad de perder el empleo o de que se queden sin trabajo sus parejas o sus hijos como consecuencia de la crisis económica, según una encuesta del Eurobarómetro hecha pública hoy.
El 65% de los españoles se declara inquieto por el riesgo de perder el trabajo, mientras que el 72% teme que sea su cónyuge la que se quede en el paro, y el 77% ve peligrar el empleo de sus hijos. Estos porcentajes son los más altos de toda la UE y se sitúan muy por encima de la media comunitaria (32%, 38% y 47%, respectivamente).

Después de los españoles, los más preocupados por su puesto de trabajo son lituanos (63%), letones (46%) y eslovacos (45%). Los que se sienten más seguros son los suecos y los daneses (sólo el 7% tiene miedo de perder el empleo), seguidos de holandeses (10%) y finlandeses (14%).

El Eurobarómetro pone además de relieve que los españoles se encuentran entre los europeos que tienen menos confianza en que podrán mantener su puesto de trabajo durante los próximos meses (sólo el 25% está convencido de que no será despedido en esta crisis frente al 40% de media comunitaria).

En caso de despido, el 40% de la españoles ve improbable poder encontrar otro empleo en los próximos seis meses (frente al 33% de promedio comunitario). Y el 22% de los encuestados afirma que no habrá logrado un nuevo trabajo ni siquiera dentro de dos años (frente al 18% de media en la UE).

El 17% de los españoles encuestados declara haber perdido ya su trabajo como consecuencia de la crisis (el 9% de media europea), el 55% tiene un familiar sin empleo (36% en el conjunto de la UE), y el 36% conoce a un compañero que ha sido despedido (24% en la UE-27). Además de España, los países más duramente afectados por la crisis son Letonia, Lituania e Irlanda, mientras que las pérdidas de puestos de trabajo han sido menos graves en Luxemburgo, Grecia o Países Bajos.

Por lo que se refiere a la evolución futura de la crisis, el 57% de los españoles opina que lo peor todavía está por llegar, mientras que sólo el 35% afirma que el punto más bajo ya ha pasado. Pese a estas cifras, los españoles son más optimistas que la media comunitaria por lo que se refiere a la evolución de la situación económica. En el conjunto de la UE, el 61% de los encuestados cree que la situación empeorará y sólo el 28% afirma que ya se ha tocado fondo.

Para encontrar un nuevo empleo en el actual contexto económico, los españoles creen que lo más importante es la experiencia profesional (67%), seguido del nivel de cualificación académica (53%) y de la capacidad de adaptación (26%).