Seis de cada diez españoles creen que la futura subida fiscal que acometerá el Ejecutivo debería afectar a los impuestos especiales que gravan el tabaco y el alcohol, aunque casi uno de cada tres elevaría el IRPF, pero sólo para las rentas más altas, según un estudio elaborado por el portal Finanzas.com.