Los depósitos a plazo de las familias y empresas domiciliadas en España cayeron el 10,99 por ciento en enero con respecto a un año antes, hasta alcanzar los 81.459 millones de euros, a consecuencia de la menor capacidad para ahorrar que tienen debido a la actual situación económica. Sin embargo, según los últimos datos facilitados por el Banco de España, en comparación con el mes anterior, la suma de los nuevos depósitos a plazo tanto de empresas como de familias se incrementó el 0,45%, con lo que apenas sufrió variación. Los depósitos a plazo de los hogares españoles -que representaron el 63,68 por ciento de este tipo de ahorros- crecieron sólo en enero en 51.877 millones de euros, un 8,94% más que a cierre de diciembre, lo que, sin embargo, supone un descenso interanual del 15,83%.