Los contribuyentes no deberían verse obligados a rescatar a un banco sino que habría que dejarlos quebrar si se meten en dificultades, dijo hoy el consejero delegado del británico Barclays, Bob Diamond.
Diamond ha reconocido que los bancos no deberían representar carga alguna para el contribuyente. Lo que hay que hacer es que sean más seguros.