Poco le ha durado al Ibex 35 su vuelta a la cota de 10.500 puntos. La publicación de las actas de la última reunión del BCE en la que se observa cierto reparo de los miembros de la institución a endurecer el mensaje para intentar controlar la subida del euro ha vuelto a poner la zancadilla al sector bancario. Y cuando los bancos europeos sufren, el selectivo español se da un traspié. Hoy, de nuevo, ha vuelto a convertirse en el peor de toda Europa.

El  Ibex 35ha terminado la sesión con un descenso del 0,95%, que lo ha colocado en 10.443 puntos. Los bancos han sido  los peores de la sesión. Así, Santander ha cedido un 2,50%. BBVA ha retrocedido un 1,90% y Sabadell se ha dejado un 1,88%. Ellos, de hecho, han sido los peores del selectivo

Por el contrario, Acerinox e Iberdrola, han sido los dos valores que mejor lo han hecho durante la sesión, con alzas del 0,68% y del 0,63%, respectivamente.

Los miembros del BCE propusieron no dar señales que puedan generar incertidumbre sobre la estrategia de normalización monetaria. E, incluso, se llegó a hablar de la posibilidad de comprar más deuda.

Esto, además de pasar factura a los bancos, que esperan con ansia una normalización de tipos, ha afectado a la cotización del euro, que ha llegado a cotizar por debajo de 1,17 durante algunos momentos de la sesión, pero que ha vuelto a retomar este nivel con el paso de las horas.

Pocas referencias desde el punto de vista empresarial. Así, BlackRock ha reducido su participación en Amadeus desde 5,38% hasta 4,94%.

Iberia prepara su cuarto ERE en cuatro años que afectará a un máximo de 960 empleados.

Por lo demás, hoy se ha conocido que la deuda pública ha vuelto a marcar un nuevo récord en España, al situarse de nuevo por encima del 100%, al alcanzar el nivel de 1,13 billones de euros.

En la eurozona ha repuntado la inflación en julio, al colocarse en el 1,3%.

En Estados Unidos la bolsa también está recogiendo beneficios tras desvelarse ayer el contenido de las actas de la última reunión de la FED en la que sus miembros dejan claro que en los próximos meses comenzará la reducción del balance de la institución, aunque eso era algo descontado por el mercado.

Sin embargo, el buen dato de peticiones iniciales de subsidios de desempleo, que la semana pasada se redujo en 12.000 personas hasta 232.000 vuelve a impulsar los temores a nuevas subidas de tipos y eso, claro, no gusta a las bolsas.

En el mercado de materias primas, el oro ha subido un 1,2% hasta ponerse por encima de 1.280 impulsado por el fortalecimiento del dólar.

Por otro lado, el petróleo recupera algo de la caída de ayer y el barril de Brent se compra a 50,70 dólares.