Los grupos bancarios que operan en España han obtenido un beneficio neto atribuido conjunto de 14.141 millones de euros entre enero y septiembre de 2007. La cifra implica un incremento del 20,1% en comparación con idéntico periodo de 2006, según la Asociación Española de Banca (AEB). Según el secretario general de la AEB, Pedro Pablo Villasante, estos resultados han sido posibles gracias al dinamismo comercial de estas entidades, cuyas cuentas presentaron mejoras en todos los márgenes de negocio, pese al actual contexto de turbulencias financieras.
Además, el crecimiento de los resultados se ha visto impulsado por los créditos a clientes, que han avanzado un 16,2% y por los depósitos, que han crecido un 15,3%, lo que ha permitido que el margen de explotación -el que mejor refleja la evolución del negocio puramente bancario- se haya elevado un 21%.