Colonial ha animado el mercado español en los últimos compases de la temporada de resultados y en un momento en el que el foco ha pasado de estar tan centrado en Cataluña. Este lunes el mercado conoció la Oferta Pública de Adquisición (OPA) lanzada por la socimi catalana para hacerse con el 100% de las acciones de su competidora Axiare por 1.041 millones de euros.

La socimi que lidera Juan José Brugera valora a Axiare en 1.462 millones de euros, ya que está dispuesta a pagar 18,5 euros por sus acciones. El pago de la operación se hará en efectivo gracias a una ampliación de capital de 350 millones de euros y una emisión de bonos por 731 millones, además de la venta de su actual autocartera y algunos activos no estratégicos, según comunicó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Para Ignacio Cantos, director de renta variable de ATL Capital, la OPA es “más o menos razonable dentro de la estrategia de Inmobiliaria Colonial, pero el precio pagado será relativamente alto para tener éxito suficiente”. La catalana asume una prima por acción del 20,8% respecto al valor neto de sus activos (NAV) por acción de Axiare a cierre del primer semestre (15,32 euros) y del 12,9% respecto el precio medio de cotización de los títulos de la compañía que dirige Luis López de Herrera-Oria en los tres meses anteriores hasta el viernes (16,38 euros).

Un análisis que también comparte el gestor de fondos de Quadriga José Lizán. “Colonial tiene unos activos muy buenos, en zonas ‘prime’ de París, Barcelona y Madrid, pero lo que le estaba ocurriendo es que no tenía catalizadores de crecimiento, con esta operación busca eso, meterle algo de exposición al ciclo económico y algo más de riesgo, ya que Axiare además de oficinas, dispone de naves industriales y parques comerciales”.

La cartera de activos de Axiare está formada por un 74% de activos de oficinas, 18% en centro logísticos y un 8% en activos comerciales y de ‘retail’. La adquisición de Axiare permitirá sumar 1.710 millones en valor a su actual cartera y alcanzar los 10.000 millones en valor de activos, sólo por detrás en España de los 10459 millones de Merlin Properties.

El portafolio resultante alcanza 1,7 millones de metros cuadrados de superficie en explotación a la que se le suman 330.00 metros cuadrados en desarrollo. Colonial que actualmente detenta una cartera formada únicamente por edificios de oficinas, en un 75% en zonas prime, y ocupados en un 97%, acelera así su apuesta por el mercado de Madrid en el que la combinada contará con un portafolio de edificios de oficinas valorados en 2.600 millones de euros.

“Estratégicamente es una operación buena, aunque el precio de 18,5 euros es alto. Para entrar en Colonial me esperaría a que se conozcan los detalles de la ampliación de capital para no diluir nuestra inversión, vía derechos de suscripción”, comenta Lizán.

 

 

Por su parte, el analista de iBroker Antonio Castelo desde el punto de vista del accionista de Axiare apunta que “iría a la OPA si tuviese acciones, y si no tuviese, desde luego ya no es momento para entrar en ella… y sí que quizás me plantearía entrar en Colonial”.

“La operación me parece positiva para Colonial, ya que Axiare cuenta en su cartera de activos, con un 74% de su patrimonio en oficinas, con 77% de la cartera ubicada en Madrid, por lo que encaja perfectamente con la estrategia de ubicación de sus activos que pretende Colonial (París, Barcelona y Madrid), así como con las características de sus inmuebles (oficinas en zonas prime de estas ciudades)”, analiza Castelo.

“Probablemente, si la operación sale adelante, Colonial venderá el 26% de la cartera de Axiare que no son oficinas, con lo que mejorará los cálculos para financiar la OPA”, una visión la de las desinversiones que también comparte Lizán.

El analista de Selfabank Felipe López-Gálvez subraya que “la operación tiene bastante sentido y concuerda con la política de crecimiento de Colonial vía adquisiciones. Es una empresa que conoce bien al estar ya presente en su capital. Consideramos positivo que se sigan realizando operaciones en el ámbito del mercado inmobiliario tras las dudas que ha generado en el sector la crisis política en Cataluña”.

 

 

“El hecho de que las acciones de Axiare hayan pasado a cotizar a un precio similar al de la oferta es señal de que los inversores apuestan a que la operación saldrá adelante”, indica López-Gálvez.