El Lloyds Banking Group ha anunciado hoy que despedirá a más de 500 empleados en todo el Reino Unido, con lo que los puestos de trabajo suprimidos desde que en enero adquiriera el Halifax Bank of Scotland superan ya los 2.400, según datos de la confederación sindical británica Trade Union Congress(TUC). El TUC describió el recorte aprobado por esta entidad bancaria -la cual está parcialmente nacionalizada por su débil situación financiera- como "devastador".