Las condiciones económicas en Estados Unidos permanecieron débiles o incluso se deterioraron en varias regiones del país hasta fines de mayo, a medida que los sectores de bienes raíces y laboral continuaban experimentado dificultades, según un sondeo publicado el miércoles por la Reserva Federal.  El informe, que cubre el período entre mediados de abril y todo mayo, mostró que la economía se mantiene frágil.
Pese a las costosas medidas tomadas por el Gobierno para reactivar los mercados de crédito, aún es muy difícil para los consumidores obtener préstamos, agregó el informe, conocido como el Libro Beige.  Algunos de los 12 distritos de la Fed observaron una desaceleración en la recesión, pero siguen sin esperar un aumento significativo en la actividad económica durante el 2009.

"Los contactos en varios distritos dijeron que sus expectativas han mejorado, aunque no prevén un incremento sustancial en la actividad económica hasta el final del año", se indicó en el Libro Beige.  El informe, un sondeo de los bancos regionales de la Fed, fue preparado para ser utilizado en la reunión de política monetaria que el banco central realizará este mes. La información incluida en el informe fue compilada hasta el 1 de junio.

Los resultados generales del informe fueron mixtos.  Por ejemplo, la mayoría de los distritos de la Fed reportaron niveles de actividad más débiles o bajos en la actividad manufacturera. Sin embargo, algunos distritos indicaron que el panorama para las empresas manufactureras ha mejorado ligeramente.

De forma similar, el informe mostró que aunque la actividad económica fue débil, algunas regiones observaron señales esperanzadoras de que el ritmo de contracción económica está disminuyendo.  El informe del miércoles mostró que los gastos minoristas continúan débiles, a medida que los consumidores reducían sus compras de artículos de lujo y vehículos nuevos. Varios distritos señalaron que las condiciones de restricciones para el crédito están limitando las ventas. Por otra parte, el informe también mostró una caída en la actividad turística.

Los comentarios sobre el mercado de la vivienda fueron más optimistas. Los distritos de Nueva York, Filadelfia, Cleveland, Richmond, Chicago, Kansas City, Dallas y San Francisco reportaron más ventas de viviendas y cierta estabilización en la actividad de construcción, aunque a niveles sumamente bajos.  Sin embargo, el sector de los bienes raíces comerciales continúa enfrentando problemas. Boston informó que la actividad en ese sector se está volviendo más escasa.

"Las tasas de espacios disponibles en las propiedades comerciales estaban aumentando en muchas partes del país, mientras que los promotores inmobiliarios están encontrando cada vez más difícil financiar nuevos proyectos comerciales", se indicó en el informe. "La mayoría de los distritos reportaron que la actividad crediticia general era estable o débil, pero con resultados mixtos a lo largo de las categorías de préstamos".  El informe mostró que las condiciones en el mercado laboral continúan siendo débiles, y que las condiciones crediticias sigue siendo estrictas y probablemente se volvieron aún más estrictas durante el período de abril a mayo.

La inflación no fue mencionada como una fuente de preocupación inmediata.  "Con pocas excepciones, los distritos reportaron que los precios en todas las etapas de producción fueron generalmente neutros o descendieron", según el Libro Beige. "La excepción notable a las presiones que hacen caer los precios fue el incremento ampliamente reportado en los precios del petróleo".