Lehman Brothers Holdings Inc., consciente de que la brusca caída de su acción le dificulta recaudar capital nuevo, podría salir al extranjero en busca de un socio estratégico. El banco de Wall Street hasta ahora ha podido ampliar su capital gracias a una base de ricos accionistas estadounidenses, pero esta semana tendió la mano a inversores extranjeros, entre ellos al menos uno surcoreano. La firma tiene un largo historial en Corea del Sur, un esfuerzo liderado por el vicepresidente del banco Kunho Cho, que goza de buenos contactos. Las opciones para Lehman pasan por Korea Development Bank y Woori Financial Group. Una fuente cercana a la situación señaló que es poco probable que Korean Investment Corp., inversor en Merrill Lynch & Co., esté interesado.
La noticia llega en una semana difícil para Lehman. The Wall Street Journal informó el martes que Lehman, que se dispone a presentar una de las mayores pérdidas trimestrales de su historia, estaba contemplando una ampliación de capital. Los analistas y los ejecutivos de Wall Street estiman que la transacción superaría los 4.000 millones. Lehman sigue bien posicionada para capear la actual crisis crediticia y señaló que el aumento de capital es sólo una de las opciones que está considerando. Las acciones del banco de inversión llegaron a caer casi un 15% en un momento de la sesión del martes, dado que los inversores temían que sus participaciones se diluirían y se dispararon rumores en las mesas de operaciones que apuntaban que Lehman había acudido a la Reserva Federal en busca de financiación. Lehman desmintió tales especulaciones. Sin embargo, sí fue cierto un segundo rumor, el que sugería que Lehman estaba recomprando acciones, según fuentes cercanas a la situación. Esas compras ayudaron a la acción a frenar sus pérdidas el martes. Aun así, sus títulos han descendido un 18% en las tres últimas jornadas. No se sabe qué cantidad de acciones recompró Lehman Brothers, pero con la cotización de los títulos un 22% por debajo del valor contable a finales del primer trimestre, la compra podría ser considerada como un voto de confianza por parte de la dirección. Hasta ahora, Lehman ha recaudado 6.000 millones durante la crisis, según la fuente. Por otro lado, la recompra de acciones podría ser percibida como un despilfarro de un capital precioso, aunque Lehman cuenta con casi 40.000 millones en activos líquidos en sus cuentas y tiene acceso a los fondos de la Reserva Federal, por lo que el asunto del capital no representa una preocupación importante para Lehman a corto plazo.