Las ventas mundiales del grupo automovilístico francés PSA Peugeot Citroën cayeron un 14 por ciento durante el primer semestre de 2009, en un entorno de caída general de las ventas de coches en el mundo, según precisó la empresa en un comunicado. En total, el grupo vendió en ese período 1,587 millones de unidades y fue la marca Citroën la que sufrió una mayor caída de sus ventas, con un 15% (650.000 unidades), indicó la compañía.