Por cuarto mes consecutivo las ventas minoristas subieron en Estados Unidos. Concretamente, el ascenso con respecto al mismo periodo del año anterior fue del 0,2%, en comparación con el aumento del 0,3% que pronosticaban los expertos. Sin embargo, el dato viene precedido del incremento del 0,6% en el mes de junio y se prevé que para los próximos meses siga produciéndose una subida en este índice.
El aumento del empleo y el poder adquisitivo de las famlias, con el aumento del valor de la vivienda y la subida de la cotización de las acciones en Wall Street, están dando a los estadounidenses la confianza para gastar, lo que provocó la mejora de las ventas en empresas como General Motors y Ford. Un repunte en las compraslas familias ayudaría a contrarrestar la subida de los impuestos y los recortes del gobierno.

"Los consumidores están demostrando que siguen siendo capaces de salir adelante pese al incremento de los impuestos", dijo Omair Sharif, economista de Estados Unidos de RBS Securities, que pronostica con precisión el crecimiento de las ventas al por menor. "El crecimiento del empleo continúa a un ritmo moderado y estamos avanzando gradual", explica a través de Bloomberg.
 
9 de las 13 principales categorías mostraron ganancias el mes pasado, liderado por las tiendas de ropa y mercancías generales.

Las compras, excluidos los automóviles, la gasolina y materiales de construcción, hacen que las cifras utilizadas para calcular el PIB avanzaran un 0,5% el pasado mes. Se trata del mayor aumento desde diciembre, tras la subida del 0,1% en los dos meses anteriores.

El gasto avanzó un 0,9% en las cadenas de ropa y un 0,4% en las tiendas de mercancía general, según explicó el informe.