General Motors ha anunciado hoy que sus ventas en marzo subieron un 11,4% más respecto al mismo periodo del año pasado. Aunque la cifra es buena, se esperaba que fuera mejor.


Las ventas de la compañía automovilística provienen de sus principales marcas: Buick, Chevrolet y Cadillac. Las unidades vendidas pasaron de 188.546 en marzo de 2010 a 206.621 en el mismo mes de este año.

Las expectativas cifraban el crecimiento en torno a un 12% tras la situación de crisis que se vivió el año pasado. No obstante, no se han alcanzado estas cifras como consecuencia del alto precio de la gasolina y los problemas de producción derivados del terremoto de Japón.

En declaraciones a la CNBC, Walter Stackow, analista de investigación de Manning & Napier, ha dicho que “los precios de los combustibles y las interrupciones procedentes de Japón son importantes, estamos prestando atención a ellas; pero eso no cambia la situación a medio-largo plazo. Existen elementos de peso que indican que van a seguir aumentando las ventas de coches”.

Las acciones de la compañía se revalorizan un 2,29% y alcanzan los 31,74 dólares por acción.